Comentario homiletico

Mt 9,27-31–
Bon dia i ocasió per a profunditzar en el misteri de la fe. Dos ciegos van tras Jesús gritando: «ten compasión de nosotros Hijo de David». Jesús les pregunta: «¿creéis que puedo hacerlo?»  y le contestan: «Sí, Señor» y Jesús les toca los ojos diciendo: «que os suceda conforme a vuestra fe”. Y se les abrieron los ojos.
Aquí Jesús nos relaciona fe y salud. El milagro o curación tan habitual en la vida de Jesús no se realiza sin el concurso de la fe del enfermo y más aún parece insinuar que el poder de sanación está más en la propia fe que en Jesús o en Dios.
Esto nos lleva a pensar en el efecto placebo: aplicar una medicina que es pura agua -por ejemplo- y te cura o en la visita a un famoso médico y sentirse mejor antes de recibir tratamiento, etc.
Son estos y otros muchos más casos los que la ciencia hoy nos relata para hacer ver el poder de la mente en la curación. Y ello sin hablar de fenómenos de hipnosis o de sugestión que nos dejan perplejos.
La fe de estos ciegos tiene muchas cosas en común con los fenómenos de la mente que apenas enumeramos: los ciegos admiran al maestro, pierden todo miedo social y su profunda necesidad la gritan al mundo y a Jesús. Están seguros de que Jesús puede curarlos y va a curarlos. Y entonces… lo que se ha anhelado con toda el alma y con todo su ser ..ocurre y no sólo el milagro material sino la presencia de «fuerza de Dios» en el propio acto de fe cuando el que clama a Dios o al milagro lo hace con tal coraje.
En el fondo toda actuación humana la hacemos y requiere de fe y confianza  o se convierte en un actuar maquinal y sin alma.
Y por ello mismo invocar a Dios y convocar toda nuestra fuerza espiritual para el vivir diario es una gran oportunidad para hacer de cada minuto un minuto de gracia.

Comentario homiletico

En el texto de Mt 7,21.24-27 Jesús está diciendo que «no todo el que me dice ¡Señor,Señor¡, entrará en el Reino de los Cielos sino el que cumple la voluntad de mi Padre». Y dice también que “edifica su casa sobre roca, el que escucha su palabra y la lleva a la práctica».
Nuestros clásicos sintetizaron magistralmente este loguion de Jesús con la expresión » a Dios rogando y con el mazo dando». Y así se entendía muy bien que no basta con solo orar a Dios ni sólo actuar sin contar con Dios. Hacen falta una cosa y la otra.
Y aqui notamos un importante déficit de conciencia social para valorar desde esta óptica lo que nos ocurre hoy. La búsqueda de eficacia y resultados en la acción personal y social entre otros factores- ha hecho que el valor de la invocación de Dios y en definitiva de la practica de la fe, haya quedado reducida o muy mermada. El recurso tan oido » no tengo tiempo» disfraza mal la minusvaloracion social en que ha caído la práctica de la fe. (Y habría que analizar si la crisis es de invocación de Dios o de la valoración subjetiva de esas prácticas religiosas para contactar con Dios que es lo que en definitiva se busca).
Como fuere, lo que no cabe olvidar es que el hombre de hoy pasa «hambre de sentido último de las cosas». Nuestra mente o más aun nuestro yo, parece que no se conforma con simples motivaciones como las económicas o sobrevivir como sea y obedecer a un imperativo existencial carente de sentido. A largo plazo el accionar del hombre «sin invocación» parece desembocar en lo que hoy tanto se lamenta: «se han perdido los valores».
Y mientras tanto la pandemia llama a nuestras puertas. Y recurrimos a la unión. Y recurrimos a la ciencia. Y urgimos a los laboratorios a solucionar el mas grave problema de los últimos tiempos. Y el hombre de hoy se polariza en dos tendencias contrapuestas. Los que solo invocan a Dios y los que solo esperan en la ciencia..y se va apuntando una tercera opción :la que nace de la unión de invocación y ciencia.

Comentario homiletico

Nota: Celebramos hoy en la Iglesia el ultimo domingo del año litúrgico y día de Cristo Rey del Universo. Y quiero aprovechar desde este medio y gracias a la tecnologia- que algo bueno tiene que nos permite una fácil comunicación a pesar de la pandemia-😱 un gran abrazo a todos y cada uno de parte del Padre Eric y mia . Con presencia virtual o fugaz, pero presencial ,será bueno que mantengamos los lazos de union y afecto que nuestra fe en Jesús promueve. Y recordaros que el próximo domingo iniciamos el nuevo año litúrgico con el Adviento y el viernes 27 haremos memoria en la misa dedicada a la medalla de la Virgen milagrosa de las Hijas de la Caridad que por muchos años nos acompañaron en la pastoral de la parroquia y nos dejaron como legado espiritual su Virgen de la medalla milagrosa.

Comentario homiletico

Lc 14, 1.7-11–
¡Que enamorado de Cristo debía estar Pablo! para decir frases como las que hoy le oímos decir: que «para mí la vida es Cristo» y que duda entre morir para estar para siempre con Cristo o estar aquí predicando a Cristo a los Filipenses.
Y es que Jesús debía enamorar porque manifestaba su enorme grandeza viviendo con suma humildad. Así nos lo dice hoy con palabras que parecen consejos doctrinales “el que se humilla será ensalzado», pero también con gestos como sentarse en lugares menos preferentes en banquetes de bodas (en Caná) o ponerse a lavar los pies a sus discípulos en aquella célebre Última Cena (Lc 14, 1.7-11.

Comentario homiletico

Lc 12, 54-59
La pandemia que está sufriendo la humanidad es como dice en este texto Jesús un signo de los tiempos. Un signo tan fuerte que está provocando desde la sanidad un paro de toda la vida económica y social. Muchos de nosotros por suerte ante este hecho mundial nos estamos parando a pensar. ¿No estamos corriendo demasiado aprisa a ninguna parte? ¿Hay claridad en la mente de los hombres de hoy de qué es lo que se debe hacer para el bien de todos o aquí cada pais, y cada región, y cada familia y hasta persona se esta erigiendo en propio dios o haciendo un dios a la medida de sus deseos como dijera Pablo?
Muchos hablan hoy de una naturaleza maltratada que parece que nos está pasando recibo. Pero también el hombre es naturaleza humana y como libre y pensante debería estar a la altura de los tiempos. Y los tiempos hoy parece que andan solos y sin gobierno. Aclamemos al Espiritu creador y dador de vida que nos inspire dones y carismas para el buen gobierno de paises y personas.

Comentario homiletico

Lc 12,35-38
En el pensamiento de Jesús solo el que ha asumido la actitud diligente del siervo siempre dispuesto a acoger y servir con bondad y prontitud, está en condiciones de recibir al Señor cuando venga y llame a nuestra puerta, tanto cuando le oimos venir y llamarnos para participar y construir aquí su Reino como si nos llama a entrar en el Reino definitivo o Cielo. Para éstos, – ojalá así ocurra con nosotros – la venida puede ser y probablemente será sorpresiva como la llegada del ladrón, pero no desagradable, porque sabemos, asi nos lo dice , que en una u otra llamada, El vendrá como novio y nos sentará a la mesa y nos servirá y hará objeto de trato confidencial y preferente . ¿No fue como trató Jesús a sus apóstoles en aquella última y memorable Cena de Pascua?.

Comentario homiletico

Lc 12, 8-12
Oyendo a Pablo en Rom 4, 13-18 los creyentes del Dios revelado a traves de la historia nos sentimos hermanados con la misma fe de Abraham padre de muchos pueblos creyentes q nos hemos encontrado por percepción especial del Espiritu con «el Dios que da vida a los muertos y da vida a lo q no existe». Cuando esa profunda convicción anida en un ser humano ahí hay una gracia de Dios . La tiene el que se aclama desde lo mas profundo diciendo «algo tiene q haber mas allá de todo cuanto hay a la vista». Con esa percepción especial uno se siente fluyendo en el río de la vida y andando por caminos de esperanza que invitan a ejercer alegría y gratuidad. Es el gérmen de la fe revelada gracias al encuentro con el Espíritu del Dios creador.
Hasta ahi ,que no es poco, compartimos el mismo camino todos los creyentes en el Dios revelado sea judio, cristiano o islámico. Somos pueblos participes de la misma fe abrahámica. Con esa fe hemos dado el salto a ver lo trascendente inmerso en lo temporal y lo empezamos a ver por gracia del Espíritu. Por eso Jesús dirá q negar esa gracia contra el Espíritu es el peor pecado. Mas q negar al propio Hijo porque es rechazar la primera semilla obra del Espíritu en nosotros por la que nos abrimos a la fe radical inmanente y trascendente.
La culminación de esa obra del Espíritu en la humanidad es el propio Jesús el Hijo de Maria que resumió en Cristo la máxima trascendencia e inmanencia.
Y quien le sigue desde el nacimiento hasta su muerte en cruz vive su vida a la vez muriendo y trascendiendo. Realizando en si mismo la plena humanidad q se vive con un morir sirviendo q es morir renaciendo.

Comentario homiletico

Lc 12, 1-7 es un texto fundamental para encontrarse uno consigo mismo, sin miedo alguno. Queriéndose. Aceptándose a sí mismo. Descubriéndose en paz con capacidad de libertad y de amar.
Jesús hace un discurso radical, dice a sus discípulos: «cuidado con la levadura de los fariseos”, o sea, con la hipocresía.
Hipócrita es el que, como el comediante de teatro, vive para aparentar -acepción griega- y, si tomamos la hebrea, es el que aparenta vivir una piedad cuando en realidad pasa de Dios.
Pues bien, Jesús reclama para sus discípulos la mayor trasparencia y sinceridad. Que no vivan para quedar bien ni aparentar. Que sólo teman a Dios que es a quien deben dar cuentas, sabiendo que es un Padre misericordioso que cuida de los gorriones y mucho mas de nosotros.
Así tendremos un corazón libre para poder amar.
Nuestro filósofo Miguel de Unamuno decía a este respecto: «Sólo canta libertad el esclavo, el pobre esclavo. El libre canta amor».

Comentario homiletico

  • Lc 11,37-41 -Bon dia als que Jesús llibera per la fe activa a través del amor.
    En Lc 11,37-41 Jesús se sienta a comer en casa de un fariseo que se sorprende porque no se lava las manos y Jesús aprovecha -como suele hacer- para hacer una crítica demoledora: «los fariseos limpiáis por fuera la copa y el plato mientras por dentro rebosáis de robos y maldades».
    Pablo en la primera lectura nos habla de la circuncisión, otro rito judío, sin duda para el judaísmo muy importante porque significaba la consagración de un varón a Dios. Y ¿qué dice Pablo de ella? Que por la fe en Jesús , él nos ha liberado de estar sometidos a ese yugo de la ley y ya no sirve para nada ser circunciso o incircunciso y que lo único que cuenta (Gal 5,1-6) es la fe activa en la práctica del amor.
    Pablo aquí hace una interpretación magistral de las palabras de Jesús y nos descubre el poder liberador del evangelio de Jesús que va a la raíz del actuar humano que le da fuerza y consistencia: la fe en Jesús y el amor. ¿Hacen falta con ellas más leyes?

    Reglamento General de Protección de Datos

    Si quieres saber que datos guardamos en el perfil o quieres eliminar sus datos, rellena este formulario.

    Selecciona tu petición: