Comentario al Evangelio del lunes, 3 de octubre de 2022
Paulson Veliyannoor, CMF
Una alegoría
En la tradición del enfoque interpretativo alegórico de los evangelios, el buen samaritano es Jesucristo. El hombre herido al borde del camino es la humanidad herida por el pecado. La posada representa a la Iglesia que, como ha dicho el Papa Francisco, es el hospital de campaña destinado a atender a la humanidad herida. Las dos monedas que el samaritano deposita en la posada se refieren a los sacramentos que Cristo ha instituido y ordenado a la Iglesia para la cura de almas. El buen samaritano promete pagar más cuando vuelva: En su Segunda Venida, Cristo nos recompensará por nuestra fidelidad. En el tiempo que media entre ahora y la Segunda Venida, nuestra tarea es cuidar de las víctimas en los márgenes de la sociedad, así como de la casa común que nos ha confiado Cristo; «hacer lo mismo» que ha hecho el buen samaritano de la parábola.

Lc 17,5-10
Las luchas de poder entre los que lo buscan aunque pretendan lograrlo para hacer el bien nos expresan muy bien qué fe les mueve : la fe en que sólo la fuerza puede vencer en este mundo .
Sin embargo no es la fe en la fuerza que sigue la ley natural de la selva la que Dios propuso al hombre. Con esa ley hemos creado una historia de guerras y rivalidades incesantes en que la paz ha sido vivida como excepción o por cansancio .
La fe que se nos pide y clamamos todos desde que nacemos es una fe de orden superior porque algo nos dice que la fuerza de orden superior que es capaz de vivir el hombre puede vivirse si igual que empieza a vivirse normalmente en el seno de nuestras familias -que no estan muy maltratadas por la vida -se primara esta forma de enfocar la vida. El problema es tener que aceptar que en la propia casa de uno vivir el amor auténtico es bien dificil. La lucha fratricida en sus expresiones mas o menos graves está siempre presente y es por ello que es ahí donde con mayor urgencia hemos de invocar la fe que pidieron los apóstoles a Jesus que les aumentara.Y es que sólo con esa fe en Jesus y en vivir a su estilo es posible gobernarse uno a si mismo y por extensión a su familia y a su pueblo o nacion.
Con Jesus la gran fuerza que debe gobernar todo es el amor. Pero ha de aplicarse primero con uno mismo. Y si eres impaciente modera tu impaciencia y si piensas mal aprende a pensar con bien, y si eres orgulloso aprende de los humildes. Ocurre entonces que la gran asignatura para el vivir humano es tener que salir de la ley de la selva para vivir segun la ley del amor que es mucho mas exigente con uno mismo. Hemos de empezar por admitir con humildad aunque no nos guste que hemos de corregir mucho en nosotros mismos en tendencias y en actos porque van contra el amor a uno mismo. Claro que estas exigencias chocan con una visión idílica y falsa de que somos libres y debemos serlo a toda costa y sin esfuerzo. Y es ese mismo prejuicio de querer ver la vida como un paraíso sin lucha el que corroe al ser humano y hace contradictorio hasta llevarle a aborrecer la propia vida.
El despegue del hombre de su condicion de naturaleza animal a ser humano no se puede dar sin esa humildad radical de admitir que somos seres en proceso, inacabados, con defectos de fabrica ( pecado original) y que necesitamos del recurso a Dios y de la fe en esa forma superior de enfocar la vida y los problemas que hace posible la permanencia en la armonia y paz que procede de vivir con la ley superior del amor.
Con esa fe sobrenatural ,porque es don de Dios, podemos ver cómo Dios puede hacer salir al pobre hombre del estiércol en que esta metido (=de estércore erigit páuperem)Sal 113,7) y renacer dando gracias a Dios .

Lc 10,13-16
¿podemos entender hoy a Jesús cuando se lamenta porque Betsaida y. Corazain han escuchado la palabra de Dios ,y han visto milagros de providencia de Dios y no han creido?
Los seres vivos que existimos en el tiempo vivimos la existencia como una lucha por liberarnos de las esclavitudes y dependencias contra el enemigo real y unico que es la muerte. Y en esa lucha los hebreos ya dejaron plantado a Moises hablando con Dios en el monte .mientras el pueblo adoraba entre orgias al becerro de oro. ¿de qué copa bebían de la copa del vino nuevo de la vida o de la copa del tiempo perecedero?
Nuestros maestros de vida clásicos aprovechaban el «memento mori «( el saber que he de morir) para agitar las conciencias y provocar conversiones. La gente vivía entonces con una lucidez terrible porque en gran medida por el miedo a la muerte y ganar en el negocio de conquistar la eternidad
se disponia- por si acaso- a desterrar de su vida algunos abusos que generalmente pivotaban entre juego, sexo y alcohol y /o drogas.
Llegar a la conversión era lo importante. Y yo creo recordar el gran regocijo que tenían sobre todo las mujeres y los niños cuando los padres- generalmente hombres- en un arrebato de conversión dejaban la » mala vida » y se dedicaban a ser mas familiares y morigerados en sus costumbres. ¿era sólo el miedo a perder la vida, o la salud, o tambien era el «santo temor de Dios» que no es solo el miedo al castigo eterno sino a perder la amistad con Dios a quien no solo se ama sino que es imposible dejar de amarle porque
es mas yo que yo mismo.?
Ocurre entonces, que con la fe y desde la fe se puede cambiar la mente y la propia vida. Pero se hace necesario escuchar la voz amorosa del Padre que nos ha llamado a la existencia temporal y eterna con El. A eso vino Jesús- dandonos a beber de la copa de la vida y de la Salvación.

– Lc 9, 51-56  Bon dia germans que busquem viure amb l’Esperit de Jesus.
Santiago y Juan querían mandar fuego del cielo contra los samaritanos porque, de camino hacia Jerusalén, no habían querido alojar a Jesús porque iba a Jerusalén.
El tema de fondo no era solo que iba a Jerusalén sino que los  samaritanos como es sabido eran considerados herejes por los judíos porque solo creían en el Pentateuco y se habían hecho un templo propio en el monte Garizin con liturgia diferente.
Y nos asombra la actitud de Jesús que regaña a sus discípulos porque aún no comprenden el sentir de Jesús . El Espíritu de Jesús es aceptar lo bueno de todos y construir desde ahí, no destruir.
Y les critica su intolerancia religiosa: hoy diríamos su espíritu talibán y fundamentalista del que no estamos escasos también los católicos.
Una pregunta para reflexión individual: ¿intento como cristiano aceptar lo bueno de los demás y construir desde ahí o prefiero (o soy tentado) a derribar al contrario y sus ideas para sobresalir yo?

Lc 9,46-50
Cuando alguien hace el bien e intenta hacer las cosas de la mejor manera está- aun sin saberlo – en la onda de Jesús lo descubra y sea consciente de ello o no.. A esta conclusión llegamos cuando vemos en este pasaje a los discípulos de Jesús que querían prohibir a uno que echara demonios porque no iba con el grupo de Jesús. La respuesta de Jesús fue según vemos muy alejada de hacer grupos cerrados y banderías. Dijo algo muy a tener presente en nuestra acción cristiana: «el que hace el bien(= echa demonios) en nombre de Jesús y no está contra nosotros, está con nosotros».
Y hay que levantar acta y llevar a la práctica este principio de acción para evitar caer en tantas desviaciones tribales con sus rivalidades hueras, fruto de oscuros protagonismos ególatras y ansia por marcar lo propio y diferencial como atributo exclusivo con valor de patente. Y es que «en el bien actuar» debe estar siempre indeleble el sello de la fraternidad universal que es el sustrato mas firme de la igualdad fundamental de todo lo humano, lo que en nuestro lenguaje mas acuñado cristiano Pablo llamaría actuar con caridad(=amor) que es el ceñidor de la unidad consumada (Col 3,12-17).

Lc 16, 18-31
Parece que son al menos 2 grandes preguntas las que la humanidad necesitamos hacernos para subsistir en este mundo en que estamos con relativo bienestar para todos .
1.¿como lograr evitar las grandes desigualdades entre ricos y pobres que nos escandalizan tanto por el abuso de riqueza de unos pocos como por el número aun hoy excesivo de pobres marginados que malviven y hasta mueren faltos de los indispensables alimentos .- (y no hablamos ahora de la pobreza sobrevenida con la industrialización que es la falta o precariedad de los trabajos de hoy para desespero de muchos jovenes que ven cuestionado su presente y su futuro) y
2.¿Como debe actuar la humanidad en su conjunto para hacer que en lo que de ella dependa nuestra casa Común sea sostenible y no se convierta o la convirtamos por mal uso del medio en un infierno inhabitable para la vida y el ser humano por sobreproduccion y proliferación de inmensos vertederos, provocacion de cambio climatico ,capa de ozono .etcc
Conocemos la gran labor que diferentes ONGs como Caritas, Manos Unidas, Medicos Mundi, etc estan realizando en muchos paises desde hace tiempo para ayudar al desarrollo de paises necesitados, pero parece que no basta. La acción colonizadora de multinacionales que explotan la riqueza en estos paises los dejan con apenas migajas para subsistir como al Lázaro del evangelio y los gobiernos pudientes de nuestro occidente rico no parece que estén dispuestos a darles la caña de pescar para que salgan a flote por si mismos y afronten su futuro con esperanza . Y de ahí la ola imparable de la emigración.
Nuestra conciencia humana y cristiana no puede vivir con ignorancia supina estos problemas . Nuestra salvacion personal y social-mundial depende de que hagamos frente con honestidad a este eterno problema que ahora adquiere caracteres apocalípticos.
La suerte de los pobres de la tierra es nuestra propia suerte. Y un corazón de madre como el del Vaticano 2° nos hizo sentir que los gozos y penas de todos los hombres son los gozos y penas de la madre Iglesia que como Jesús quiere hacer a los pobres los preferidos de la Buena Noticia de su evangelio.

Lc 9,43-45
Con un poco mas de curiosidad intelectual y de coraje los apóstoles debieran haberle preguntado a Jesús el significado de esas palabras que presagiaban su muerte y hubieran encontrado respuesta en Jesus. Pero antes y ahora hay temas y problemas que rehuimos afrontar. Los familiares de enfermos graves temen a menudo llamar al sacerdote para que no se asuste el enfermo.No vaya a pensar que está para morir. Y se esconde la muerte porque no se vive preparándose para ella como los cristianos viejos que antes de una operación ya pedían confesión y comunión. O es quizás, una forma de vivir banal en que los problemas «especiales» no se tratan de frente sino que se minusvaloran, o se olvidan y se tapan como pájaro que esconde la cabeza bajo las alas . Estamos en las antípodas de aquellos cartujos que al verse se saludaban diciendo:» hermano, morir habemos, para contestar ..ya lo sabemos.» Y hemos pasado de la obsesión por la muerte a quitarla de la vista aunque no de la vida. Y sin embargo algo muy profundo nos dice que hay que estar siempre preparado para esa ultima suerte 1.haciendo bien las cosas 2. pidiendo a Dios el perdón sacramental por nuestras ofensas y 3 . recibiendo la comunión sello de nuestra Alianza con Dios y con los hombres como hermanos por la recepción del cuerpo y la sangre de Cristo».
Esa es la muerte digna de un cristiano consciente y comprometido con Cristo y la Iglesia en traer una mejor vida para todos.

Lc 9,7-9
Herodes representa muy bien el estilo de vida cortesano caprichoso y banal que se llena de divertimentos propios del pensamiento ocioso . Es la forma de vida que el Eclesiastes resume en la célebre frase» vanidad de vanidades:todo es vanidad».
El problema puede ser cuando ese estilo de vida ya no es sólo privilegio de unos pocos sino que se extiende por amplias capas sociales debido a la mentalidad actual tan permisiva y tecnológica que nos ha acostumbrado al mínimo esfuerzo para vivir y a satisfacer todos los caprichos más innecesarios porque el mercado da para todo .
Hoy podemos pedir al Señor 1. por los padres y educadores que porque aman descubren metas , deberes y valores y los proponen para formar personas de bien con no poco esfuerzo . Y 2.también por todas las víctimas de este complejo mundo del bienestar (cada vez con mas dudoso futuro) que hace proliferar como correlato numerosas UCAS (unidades de conductas adictivas)por todos los pueblos de nuestra geografía.

Mt 9,9-13 es una muestra de la especial manera de mirar Jesús. Mateo era publicano recaudador de impuestos y como tantos de su oficio eran vistos por el pueblo como aprovechados abusadores y en definitiva pecadores y poco dignos de confianza. Pero Jesús parece que no le vio así y se sentaba a la mesa con él y con otros de la misma cuerda de él hasta el punto de que la gente llegaba a pensar si Jesús no sería como uno más de aquellos.
Lo que Jesús hacía era mirarlos con limpieza de corazón y sin prejuicios. Así vio en Mateo un potencial que otros no fueron capaces de ver y Mateo se sintió llamado a ser apóstol de Jesús.
Mirar al otro con confianza y esperar de él que saque lo mejor de sí mismo es la mejor manera de conseguir que crezcan con bien las personas. Y por contra: mirar con prejuicio y desconfianza hace que se cierre la persona y no deje fluir lo mejor de sí.
Y no olvidar que esta actitud de abierta confianza a todo hombre para Jesús tiene un fin: «no he venido a llamar a los santos sino a los pecadores» porque quiere que todos se salven con salvacion entendida como maximo desarrollo personal aquí y salvacion definitiva tras el paso del Reino en la tierra al Reino celestial.

    Reglamento General de Protección de Datos

    Si quieres saber que datos guardamos en el perfil o quieres eliminar sus datos, rellena este formulario.

    Selecciona tu petición: