Mt 7, 1-5–
Hoy Mt 7, 1-5 con la expresión de Jesús » no juzguéis y no seréis juzgados”, “la medida que uséis la usaran con vosotros», se nos invita a extremar el cuidado al juzgar a personas. Sobre todo, cuando son juicios negativos.
Si para el comercio de productos pedimos un precio justo, más hemos de pedir un juicio justo hacia las personas porque su valor es mucho mayor y para Dios son y tienen un valor único e incomparable.
Los juicios que en la vida social vamos elaborando sobre personas van configurando como un espejo que es lo q llamamos la fama. Y ésta actúa como prejuicio favorable o desfavorable hacia una persona.
Jesús sufrió seguramente bastante debido al prejuicio social porque sus paisanos no querían creer en Él porque decían: ¿de Nazaret puede salir algo bueno?
Por ello, juzguemos con benevolencia y gran respeto para que nadie se sienta maltratado en su valoración personal y en su fama hacia el exterior que tanto puede influir en la vida de las personas .

Los comentarios están cerrados.