Comentario homiletico

Mt,5,17-19
El Maestro de vida que fue Jesús amó como nadie la Ley puesta por Yaveh Dios en el Antiguo Testamento. La quiere llevar a plenitud sin cambiar un ápice de la ley. El problema es ¿Cómo pretende el maestro conseguir de sus discípulos no unos seres uniformes y uniformados sino únicos como salieron de la matriz y al mismo tiempo en armonia con el tiempo en que cada vez estarán viviendo? ¿Como se hace un ser humano libre y personal sin caer en ser un ser toxico y antisocial?
Y recordamos q Jesús el Maestro de galilea cuando estaba en las tareas de la predicación del Reino y realizando signos que acompañaban a su ministerio de la palabra al atardecer y hasta de noche explicaba y dialogaba con sus discípulos desmenuzando sus enseñanzas con indicaciones muy específicas para cada uno en particular : a Santiago y Juan «los hijos del trueno» les recuerda que el que quiera ser el primero que sea el servidor de todos. A Pedro que era un poco «porfiado» le recuerda que «antes q el gallo cante me negarás tres veces.». O sea que aunque sea una la ley general que Jesús concreta en amar a Dios sobre todo y al prójimo como a ti mismo» luego hay que aterrizarla en cada ego personal para que sin perder su esencia dé el yo personal su mejor fruto. Y eso ocurre con el diálogo en oración con Jesús maestro. Y no solo con el dialogo sino dobretodo con el sentarse a la mesa de comunión con El y con sus amigos. Ahi es donde en la cercanía -sin distancia social ni mascarillas🤪 – uno puede oir del maestro que » tienes q ser un poco mas niño y no tan serio para entrar en el Reino de los cielos», y lo vas a entender perfectamente. O le vas a oir decir como Tomás que «estás un poco creído con tus convicciones «cientificas» pero con ellas sólo no vas a entender de la misa ni la mitad, que es mucho mas lo que no se ve que lo que se ve». Y hasta podrás aclararte la gran pregunta que todo el mundo se hace aunque son cobardes para decirlo: «muéstranos al Padre». Y Jesús cuya amistad habremos trabajado confidenciando hasta la mayor intimidad te dirá: quien me ve a mi ve al Padre»….o ¿ es que conoces algún bienestar que se le compare?

Los comentarios están cerrados.