Comentario homiletico

Jesús en Mt 5, 38-42 ante la ley del talión con que se pretendía contener el sentimiento de venganza para evitar el exceso y desproporción en la respuesta -de ahí su formulación: «ojo por ojo y diente por diente»-  (Jesús) propone como defensa «poner la otra mejilla » al que te abofetea. Con ello está diciendo que es correcto defenderse  pero controlando la violencia en el gesto de irritación, ira,.. , tanto como en los actos.
En Jn 18, 23 Jesús nos da una lección magistral de cómo responder a la violencia de forma activa y no violenta. La ocasión ocurre cuando es apresado y ultrajado por los soldados. Jesús interpela a uno de ellos así: «si te he ofendido dime en qué y si no, ¿por qué me pegas?”.
En esta respuesta de Jesús vemos que no hay violencia pero Jesús pide al ofensor que responda de sus actos con conciencia «humana».  Busca impactar a la conciencia del ofensor para que rectifique su conducta.
Toda una lección de cómo afrontar el mal quitándole la motivación para seguir con su forma de actuar. Y un paso más para hacer posible el más difícil precepto de Jesús: «amar a los enemigos».
¿Estamos con ánimo de prepararnos para esa nueva forma de relación humana que inaugura Jesús?

Los comentarios están cerrados.