Comentario homiletico

Mt 5,43-48
Jesus ha inaugurado históricamente una forma de actuar «cristiana» que no tiene parangón. Es el amor hasta a los enemigos manifestado orando por ellos, no respondiendo al mal recibido con mal sino con bien y estando dispuesto a perdonar de corazón no uns vez sino siempre. Ya no vale el «ojo por ojo» y el diente por diente con el que los judios del tiempo de Jesús pretendían evitar la escalada de violencia buscando una respuesta proporcional al mal recibido.
El texto de hoy con el que comentábamos ayer presentan una argumentación tan clarividente que no se puede entender sino como el logotipo o distintivo del actuar cristiano . Tan es asi que Jesús murió pidiendo perdón al Padre por sus enemigos :»perdonales Padre, porque no saben lo que se hacen». Y asi fue ocurriendo con todos los santos mártires cristianos a traves de los tiempos.
Pero esta forma de actuar no debe entenderse reducida a los momentos cumbre del martirio. Jesús nos ha recordado q antes de presentar la ofrenda- que era el equivalente de la misa- y ella se realizaba con frecuencia al menos dominical -tenian que reconciliarse previamente con las personas con las que tuvieran una situacion conflictiva. O sea q esa forma de trato cristiana debía incluir un elemento de liberación o solución de conflictos a base de practicar el perdón., la oración y en definitiva el amor a los hermanos con los que se está en litigio.
Llegados a este punto, y si queremos q los cristianos respondamos en el actuar diario al llamado de Jesús a ser de verdad pacíficos y hombres de paz , debiéramos quizás hasta convocar conocimientos psicológicos para sabernos tratar unos a otros con el mejor espíritu , y sin dejarnos llevar por los nervios o la tensión del momento que tantas relaciones humanas estropea.

Los comentarios están cerrados.