Comentario homiletico

Lc 9,1-6
La verdad de Jesús que le puso a la altura del Padre viviendo la vida humana creo que fue la pobreza material y existencial. Por su vida manifestada en hechos y palabras Jesús revela lo que pedía a sus discípulos seguidores: «no tenía donde reclinar su cabeza»…Mt 8,20
1.- Ni en sus discípulos empezando por el principal Pedro del que se tuvo que separar existencialmente porque le tentaba como diablo a rehuir los problemas, («apártate de mi Satanás, tu piensas como los hombres no como Dios»).Mt 16,23
2.- Ni tampoco en el mundo de los afectos ya que-por lo que nos consta- vivió la relación afectiva mas liberal que es la que se da entre los amigos ( y El estuvo dispuesto a dar su vida por sus amigos» -pero tambien a apartarse de ellos por el Reino).
3.- Ni en la obediencia a la Ley – se entiende que la ley puesta por Dios- Podia haberse aferrado a ella para encontrar su seguridad interior según oíamos decir a los cristianos viejos «quien obedece nunca hierra»,. Pero Jesús tuvo problemas con la Ley de Dios cuando se entendia al pie de la letra e impedía o no daba cauce a la ley preferente del amor.(un ejemplo: curaciones en dia sabado).
4.- La Pobreza en Jesús y tb en los apóstoles es tan prevista y exigida para ser libre en el accionar por el Reino y sus valores que llega a adquirir rango de «opción fundamental»: «no se puede amar a Dios y al dinero». El único tesoro y perla escondida es y está en el Reino y por eso Jesús vive en esa pobreza optada y liberal: una pobreza a la que tampoco se aferra como seguridad interior y por eso es capaz de comer y beber con santos y pecadores y por eso fue tildado de «comedor y bebedor» por los habituales comentaristas de la plebe.
A los 12 apóstoles – sus elegidos y preferidos para asentar las 12 tribus del Pueblo y Reino de Dios les detalla al máximo cómo vivir en pobreza: » no lleveis oro ni plata, ni alforjas….» ese no puede ser modelo ni logotipo de un promotor del Reino sino el que asume que es «siervo de Dios»- al servicio de su Reino. Y se presenta y viste con esa sobria y sencilla y espontánea manera de estar con todos y en todo.
Para mi que Francisco da esa talla. Gracias a Dios.

Los comentarios están cerrados.