Jn 1,18-22
Sufrir persecucion por causa de la justicia o por ser justos es elevado por Jesus a la categoria de bienaventuranza. Es decir, es algo bien visto y bendecido por Dios. Y si como dice Joaquim Jeremias las bienaventuranzas son testimonios implicitos o como el ADN del propio Jesus, podemos convenir en que Jesus, -como la mas sana tradicion profética de Israel cuando hablan del Siervo de Yavéh como el Justo perseguido están señalando un fenómeno metahistórico: que el camino del bien y la virtud señala a la vez o resalta los caminos malignos o tortuosos del mal. Y es la luz de la virtud lo que puede molestar y por ello se tenderá a apartar , marginar de la vida social o hasta odiar.
El fenómeno es muy complejo porque la Iglesia pretende ser una «autoritas» o referente de buena conducta social . Recordemos ,como ejemplo ,que años atrás se iba al sacerdote a pedirle un certificado de Buena Conducta o unas palabras de presentacion para que una persona fuera aceptada para un cargo de cierta relevancia . Ahora comprobamos que para la selección de personal se mira mas la competencia y
no tanto la rectitud o bondad personal (pero bien que la reclama el mundo empresarial aparentando bondades …obra social etc…para ser mejor digerida por el cliente que les va a comprar…
En fin, que esté de moda la virtud o no, la sociedad necesita referentes de integridad , coherencia y recto actuar . Y esto se pide a cualquier ente social pero mas aún a la Iglesia a la que se le pide sea un reducto de lo mas sano y hasta santo. Así vista la religión y la Iglesia en concreto es una necesidad social. Y hay que decirlo siempre y también hoy cuando es patente que son las parroquias y sus cáritas el refugio de cuantos marginados sociales deambulan sin posible atencion social.
Con todo, a la Iglesia se la ha criticado y siempre se la va a criticar porque siempre habrá en sus miembros algo de hipocresia o falsedad y con sus defectos hasta los creyentes somos bastante intransigentes.¿no es acaso esa hipercririca un factor importante en la base de la merma de vocaciones?
Aceptemos ,pues, la critica en la Iglesia, porque sus seguidores estamos necesitados de constante reforma .Hemos de practicar mas la correccion fraterna, el pedir con humildad perdón , y no dejar de seguir el ideal cristiano porque es lo que mas falta hoy.

Los comentarios están cerrados.