Jn 14,1-6
¿Puede nuestro hombre occidental- al que se le quiere educar sin referentes religiosos ni culturales porque el dialogo de religiones y entre culturas se ha dejado por ser tarea casi imposible- tener una existencia medianamente viable?
La angustia o turbacion de la mente es la condicion normal del hombre si ,como seres pensantes,queremos caer en la cuenta de qué hacemos aqui en este mundo puesto que se nos ha dado una existencia sin pedirla . Y
puestos a pensar y a la vez vivir, ya es mucho que descubramos el sentido de aquel aforismo de R. Tagore: «Soñé que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Serví y descubrí que en el servicio estaba la alegría». Pero ello nos puede llevar toda una vida y no con pocos quebrantos y errores.
Y el judío que fue Jesús y se planteaba el existir contando con Dios a quien llamaba Padre, había entendido que el grave problema del hombre es orientar su vida si la quiere tomar en serio. Y que la invocación del principio y del fin es fundamental . Y viendo esa turbación en los hombres de su tiempo a los que veía «como ovejas sin pastor» (Mt 9, 36) hablaba a las gentes con calma. Y en una de esas meditaciones en que les estaba hablando del fin y diciéndoles que no perdieran la paz porque adonde El iba había muchas estancias y que El iría primero a prepararles un sitio. y esta desazón de la mente la ve Jesus también en la mente de Tomas cuando le pregunta: Señor si no sabemos donde vas a ir cómo vamos a saber cual es el camino?
y oimos al instante las solemnes palabras del maestro» Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mi».
Desde Jesús, el Dios hecho carne, la voluntad de Dios .- si es que queremos hacer la voluntad de Dios mas que la nuestra, la podemos escrutar preguntando a Jesús: «en mi situación qué harías Tú , Jesús? Y en El escuchando con calma sus palabras y viendolas con mas claridad al contemplar sus obras iremos encontrando todas las respuestas.
¿Qué hemos descubierto con Jesus los que nos llamamos discipulos? Que hay un Dios y Padre de infinita bondad que está en el principio y fin de nuestro existir y que si queremos encontrar en esta vida el correcto vivir El es el Camino mas directo, la verdad de la vida que anhelamos y la misma vida en plenitud . Vida que entiende como «yugo llevadero y carga ligera» vivida con El.
Ojo pues, a una propuesta de educar un hombre desprovisto de toda carga cultural – o laico- porque vamos a someter al hombre normal a una carga insoportable. Y la vida con madurez para pensar ,es mas bien corta.